Ahora más que nunca estamos a tu lado. Terapia presencial con medidas especiales y online

Blog

Comunicación parejas en casa

Ante esta nueva situación de confinamiento forzoso en la que nos encontramos, nuestra forma de vida tanto a nivel individual como social, familiar y de pareja ha dado un vuelco y se ha visto ‘patas arriba’. Son muchas las consecuencias derivadas de este aislamiento y las relaciones de pareja pueden verse afectadas por el estrés y la incertidumbre que estamos viviendo en estos días.

Trabajando en casa

De trabajar fuera a trabajar en casa, de quedar con los amigos en la calle a contactar con ellos por videollamada, de saludar a los vecinos en el rellano de la escalera a coincidir para hacer los más grandes homenajes desde las terrazas, de quedar con los niños en el parque a ingeniarlas para entretenerlos en casa.

El coronavirus ha hecho grandes cambios en nuestra vida y en nuestra rutina diaria, donde actividades que antes estaban delimitadas en el tiempo y espacio, ahora coindicen todas ellas al unísono en ese maravilloso lugar llamado hogar.

Héroes

Estos días salimos a los balcones a aplaudir a nuestros sanitarios por la inconmensurable labor que están realizando. Los llamamos héroes, pero son personas como tú y como yo. Con sus cuerpos agotados por el cansancio, con sus emociones desbordadas al límite de la situación.

Superpoderes frente al coronavirus

En estos días de tanta incertidumbre, es inevitable sentir una gran preocupación frente a los momentos que estamos viviendo, y puede resultarnos muy difícil gestionar la intensidad emocional que nos provocan.

Distimia

El término distimia proviene de la antigua Grecia y significa “mal humor”. Este término sustituye al de depresión neurótica.

Los síntomas generalmente son leves, a diferencia de la depresión mayor donde los síntomas son más incapacitantes.

Rosa Contra el Virus

A nivel mundial estamos viviendo una situación nunca antes vivida. Los papás con niños pequeños nos preguntamos cómo afrontar esta etapa sin colegio, sin parques, sin interacción con otros niños de su edad. Desde luego es un auténtico desafío. La falta de juego al aire libre, el aislamiento y dificultad de realizar ejercicio físico puede aumentar la irritabilidad del niño y el estrés que puede llegar a afectar a su estado emocional.

El cuerpo no puede ser silenciado ni homogeneizado, a pesar de que la modernidad (estética, publicidad, ciencia, etc.) se empeñe en ello. Mientras estemos vivos, sentiremos, cada uno a su manera, desde la diferencia.​ Es precisamente este cuerpo del sentir y no el cuerpo de las formas, con el que hemos de lidiar y del que nos ocuparemos en estas líneas.

Niña llorando

“No llores Daniela” – le decía Samantha con tono de desaprobación mientras Daniela se secaba las lágrimas con el dedo tras recibir la valoración negativa por parte de la jurado de Masterchef Junior.