¿En qué consiste la intervención psicológica?

Nuestro abordaje combina la integración de los últimos avances en psicología con una relación terapéutica genuina y empática.

Como parte de nuestro compromiso con la práctica basada en la evidencia científica, comenzamos con una evaluación psicológica que nos ayudará a comprender mejor e identificar las áreas problemáticas, las fortalezas y recursos disponibles, y a guiar el desarrollo de un plan de tratamiento personalizado.

Esta fase de exploración se centra en entender el malestar, las dificultades a afrontar y el contexto en el que se han producido. Con el fin de obtener un conocimiento profundo de las dificultades, podemos complementar nuestra evaluación con cuestionarios que también nos ayudarán a supervisar el progreso en el transcurso del asesoramiento.

Una vez finalizada la evaluación, pondremos en común nuestras impresiones y acordaremos la dirección más adecuada para la intervención, así como las metas y el cronograma estimado (frecuencia de sesiones, duración, etc.). La intervención consistirá en llevar a cabo un plan individualizado de trabajo conjunto que nos permita alcanzar los objetivos planeados y evaluar continuamente su progreso.