Verano: Estrategias para Disfrutar con los Hijos y en Familia

Niños diversión verano

Ya son unas pocas las semanas que los niños/as y adolescentes se encuentran en la etapa de vacaciones escolares y académicas tan deseadas, después de un largo curso lectivo.

Este tiempo estival, es necesario para todos, pues se trata de un merecido descanso después de un curso repleto de responsabilidades, horarios estructurados, actividades extraescolares y esfuerzo. Sin embargo, las familias en ocasiones pueden encontrar dificultad a la hora de organizar el tiempo de los más pequeños cuando ellos mismos todavía continúan con la jornada laboral.

Esta época viene acompañada de cambios en las rutinas y hábitos normalmente de casi todas las personas. Muchas familias cambian de residencia durante los meses de verano, otras apuestan por recibir el apoyo de otros familiares que puedan quedarse con los niños/as y en otros casos las alternativas es que acudan a una escuela de verano o campamento durante unas semanas.

Lo habitual es que se generen cambios en las rutinas, y no es negativo que así sea, para romper con la monotonía del año. Esto supone mayor flexibilización de diversos horarios, como en las comidas, hora de levantada o acostada; pero es importante, tener en cuenta que para los niños/as este supone un largo periodo de tiempo y se recomienda que también generen unas nuevas, aunque adaptadas a esta situación y época veraniega, sin olvidar que son vacaciones, con el fin de que aprovechen parte de este tiempo en actividades lúdicas, de aprendizaje y de creatividad; y, evitando así, el uso en exceso de pantallas que hoy día supone uno de las mayores dificultades con las que nos estamos encontrando.

Como bien sabemos, las rutinas y horarios dan estructura, anticipación de lo que haremos y tranquilidad. Y a su vez, ello va a influir también en el comportamiento y el estado de ánimo de todos, niños/as pequeños, adolescentes y mayores.

Para ello, según la situación familiar, sería conveniente hacer una planificación de las semanas de verano:

  • Establecer una hora de levantada y acostada, aproximada.  Aunque se acuesten más tarde, intentar que no se exceda de dos horas y que no sea por uso de pantallas.
  • Mantener hábitos de alimentación saludable e hidratación, permitiendo disfrutar también de los helados de la temporada.
  • Hacer un horario de pequeñas responsabilidades acordes a la edad de cada uno. (Preparar desayuno, hacer la cama, recoger la ropa, limpiar la habitación,…)
  • Poner un tiempo de tareas o lectura, pudiendo alternarse. Con una media horita para los más pequeños y una hora u hora y media para los más mayores estaría bien. Hay multitud de opciones de libros de vacaciones a través de los que aprender con actividades escolares donde no se olvida que es verano, siendo divertidas y lúdicas.
  • Acudir a un deporte de agua, actividad/taller lúdico de pintura, cerámica, robótica, informática… son opciones que también pueden ayudar a los niños y jóvenes para ocupar parte de este largo periodo de tiempo, aprender, divertirse y socializar.
  • Buscar momentos en familia y con amigos/as, buscando salir a la naturaleza,  a la playa, museos, bibliotecas, es definitiva, buscar actividades tanto al aire libre, como otras más culturales, que conecten con el medio ambiente, el aprendizaje y conocimiento, que generen conexiones sociales y que se pueden llevar a cabo sin necesidad de un gasto económico grande. 

Así mismo, se pueden aprovechar las actividades del día a día para fomentar la creatividad de los más peques y responsabilidad: manualidades con pinturas de acuarela, realizar una acampada, regar las plantas, pasear con el perro,  elaborar sencillos postres o recetas con la ayuda de la familia, ayudar en la compra, jugar a juegos de mesa u otros inventados…pues también es importante que ellos mismos sin saber qué hacer, busquen opciones, se aburran, y así, den rienda suelta a su imaginación. Y, valga la redundancia, es importante no tratar de cubrir estos espacios de “aburrimiento” con las tecnologías. Es importante que haya un control horario para su uso, puesto que sino podrán estar horas y horas frente a ellas.

Con los más mayores,  también es recomendable establecer un horario, puesto que podrían tirarse toda la mañana durmiendo teniendo en cuenta que en esta edad necesitan mayores horas de sueño. Así mismo, es recomendable apostar por la conexión real y no tanto con la tecnológica, promover que realicen una actividad deportiva con sus grupos de edad, fomentar la colaboración en casa ayudando en alguna tarea y que por ello puedan obtener un pequeño aliciente económico con el fin de motivarlos y aprendan valores como el esfuerzo. Es muy importante que tengan en la medida de su posibilidad y edad, contacto con otros iguales, salidas con amigos/as a la piscina, tomar helado, ir a cine de verano y negociar con ellos las horas de llegada, estableciendo siempre los límites oportunos.

Finalmente, y en el mejor de los casos, si hay un tiempo de vacaciones compartidas con los niños/as y adolescentes, es importante buscar momentos alejados de la monotonía que supongan un descanso para todos y donde compartir momentos con sus gustos, aficiones y conexión con otros entornos, visitas a museos, parques, playas, o simplemente realizar actividades como salir a pasear, en bici, desayunar en familia, que den la oportunidad de pasar tiempo juntos y fortalecer los vínculos.

 

¡FELIZ VERANO!

Psicóloga Nerea Amorós

Psicóloga
Infantil y adolescentes

Relacionados:

Amistades en verano

Las amistades en verano, ¿cómo gestionarlas?

Las amistades sanas constituyen un vínculo formado por un sentido profundo del compromiso y la intimidad, en el...

Violencia Filio-Parental

Abordando la Realidad de la Violencia Filio-Parental

La violencia filio parental (en adelante VFP) es un tipo de violencia...

Niña redes sociales

¡En línea! Uso saludable de las Redes Sociales

Actualmente y desde hace ya varios años, las redes sociales están teniendo un peso de gran importancia en...