Lecturas compartidas

Hombre y niño leyendo

La lectura es una fábrica de sueños.

Ana María Matute.

Aprovechando que en el mes de abril se celebra tanto el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil (2 de abril) como el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor (23 de abril) me gustaría recordar los beneficios de leerles a nuestros hijos/as desde pequeños.

Desde los 2 o 3 años es muy recomendable leerles cuentos a los niños. Las lecturas compartidas no implican simplemente leer y que ellos escuchen, sino que se trata de realizar actividades interactivas que permitan participar a todos en el proceso lector, siempre aprovechando sus intereses para favorecer un diálogo.

Compartir con ellos 15 minutos de lectura al día, realizando actividades interactivas, favorece y estimula el lenguaje y la cognición en todos los sentidos (expresivo, comprensivo, afectivo y comunicativo). Aumenta su competencia lingüística mediante la adquisición de vocabulario, estimula procesos cognitivos como la atención y el razonamiento, fomenta las relaciones de apego, ejercita su imaginación, identifica emociones, transmite valores y despierta el interés y la creación de un hábito lector.

Estas actividades interactivas se introducen a través de comentarios realizados al observar el texto y las imágenes, al proponer preguntas e incentivar sus respuestas, al plantear hipótesis sobre el final o al imaginar distintas posibilidades.

Durante la lectura con los más pequeños estas actividades consisten en preguntar qué hacen los personajes, señalar objetos mientras los nombramos, pedirles que nombren objetos que señalamos o que busquen los que nombramos. Es conveniente comenzar con cuentos breves que se completen en una única lectura, con una estructura básica (introducción, nudo y desenlace) y un lenguaje sencillo.

Cuando son más mayores, se recomiendan cuentos o libros más extensos y con diferentes formatos (cómics, revistas, recetas, periódicos), y si ya saben leer, alternar o leer de forma simultánea tanto el adulto como el niño/a es muy beneficioso para ellos. Con los niños y niñas lectores, se pueden hacer predicciones a partir del título, identificar palabras desconocidas, debatir cuestiones que planteen las lecturas, comentar lo que más nos ha gustado o imaginar qué haríamos si fuéramos uno de los personajes.

Algunas estrategias para emplear durante esas lecturas compartidas pueden ser las siguientes, siempre adaptándolas a la edad e intereses del niño y la niña:

  • Intentar crear un hábito o una rutina a una misma hora o momento del día. Por ejemplo, antes de irse a dormir.
  • Antes de comenzar, introducir el tema: “Había una vez…, Te voy a contar…, Sabías que…, etc.”
  • Utilizar una prosodia adecuada: exagerar un poco la entonación, dar a cada personaje una voz y unos gestos distintos, hablar pausadamente y vocalizar correctamente, llevar un ritmo que mantenga el interés a través de diferentes emociones (alegría, sorpresa, enfado, suspense…), realizar onomatopeyas y sonidos de los elementos que aparecen, inventar canciones, etc.
  • Utilizar marionetas o muñecos para contar la historia a través de ellos capta la atención de los más pequeños.
  • Llamar la atención sobre las letras, como reconocer las que lleva su nombre, o identificar palabras habituales si ya han iniciado el aprendizaje lector. O seguir el texto y las ilustraciones junto al adulto.
  • Pedir opiniones sobre los personajes, las situaciones o lo que podría ocurrir: “¿qué crees que pasará ahora?... ¿cómo es la jirafa?... ¿te parece que se portó bien?”, etc.
  • Comentar la lectura al terminar a través de preguntas sobre el contenido o el porqué de lo ocurrido y ayudarles a realizar un resumen final de la historia.
Psicopedagoga y Psicóloga Máster en Logopedia Susi García

Psicóloga. Máster en Logopedia

Relacionados:

Niña redes sociales

¡En línea! Uso saludable de las Redes Sociales

Actualmente y desde hace ya varios años, las redes sociales están teniendo un peso de gran importancia en...

Examenes estudiantes

Ansiedad ante los exámenes y estrategias para superarla

“No es el problema externo lo que nos da miedo, sino pensar...

Madre enfado niños

El poder de las palabras

Son varias las ocasiones en las que andando por la calle me sorprendo al escuchar ciertas frases que madres, padres u otros referentes hacen a los niños/as, quizás...