¿Qué es ESO? Cómo adaptarse a una nueva etapa

Niños de la ESO estudiando

Recordando la charla realizada el pasado mes de junio en Mindic sobre la transición de primaria a secundaria, ahora que se acerca el día de comienzo de curso, aprovecho para resumir determinados aspectos tratados ese día.

Algunos de los cambios relevantes que se observan en los chicos y las chicas que empiezan el instituto se producen tanto en el aspecto académico como personal. Los cambios escolares son más significativos que en cualquier otra etapa y se combinan, además, con el inicio de uno de los periodos más complejos del desarrollo evolutivo: la adolescencia.

En este primer curso de Secundaria, los principales cambios que los chicos y las chicas suelen experimentar son los relacionados con los siguientes aspectos:

  • Centro escolar. El pasar del colegio al instituto conlleva, muchas veces, un cambio de barrio, coger el autobús para desplazarse, realizar el recorrido con amigos, cambios de aula e instalaciones más grandes.
  • Estatus como alumno y en el autoconcepto. Dejan de ser los mayores del colegio y se convierten en los más pequeños del instituto. Su autoconcepto como alumno cambia al entrar en contacto con nuevos compañeros en clase.
  • Relaciones sociales. Se amplía el círculo de amistades y ya no están tan controladas por los progenitores. Aparece un mayor número de profesorado, de personal del centro, nuevos compañeros. Todo comporta nuevos temas, inquietudes, opiniones, etc. También se producen cambios en la relación con los padres.
  • Metodología didáctica. Aumenta el número de asignaturas con mayor contenido curricular. Surgen diversas metodologías de enseñanza y diferentes formas de evaluación según el docente.
  • Rendimiento académico. Se incrementa la carga de trabajo y es menos específica (estudiar el tema…), con una mayor demanda de autonomía y más exigencia por los resultados. Suele haber un descenso en el rendimiento y las notas.
  • Interés por otras actividades. Puede haber una disminución del interés por los estudios y un aumento por la implicación en actividades como el deporte, la música, las redes sociales, etc.

 

Todas estas situaciones que comportan esta nueva etapa pueden crearles cierta confusión. Que los chicos y chicas se adapten correctamente a estos cambios puede ser determinante en el éxito o el fracaso escolar durante esta etapa educativa. Por eso, el papel que deben desempeñar las familias debe ser participativo y activo para facilitar su adaptación e integración tanto social como académica.

Algunas sugerencias a las familias para acompañarles en esta nueva etapa:

  • Animar ante la nueva etapa con mensajes positivos.
  • Visitar el nuevo centro escolar y conocer la plantilla de profesores.
  • Informarse sobre las nuevas materias.
  • Empezar a planificar horarios y otras actividades extraescolares.
  • Conocer el nuevo círculo de amistades.
  • Entrevistarse con el tutor trimestralmente y conocer al resto del profesorado.
  • Ayudarles a crear un hábito de estudio y establecer un horario diario de trabajo.
  • Motivarles y valorar el esfuerzo, y no tanto el resultado.
  • Comunicarse diariamente: escuchar, escuchar y escuchar. Encontrar formas de entendimiento razonables.
  • Observar conductas llamativas: alimentación, redes sociales, acoso, etc.
  • Participar en actos del centro: reuniones, conferencias, talleres, etc.

 

Buen comienzo...

Psicopedagoga y Logopeda Susi García

Psicopedagoga y Logopeda

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Portada del artículo sobre adicciones
¿Cómo reforzar y motivar en la adolescencia?

¿Cómo reforzar y motivar en la adolescencia?

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan tanto padres como docentes que trabajan con...

Adolescentes estudiando

Ponerse a estudiar y no morir en el intento

A lo largo de mi experiencia en lo que se refiere al refuerzo escolar con adolescentes con alta desmotivación ante...