Ahora más que nunca estamos a tu lado. Terapia presencial con medidas especiales y online

Personas que hacen COSAS HEROICAS

Estos días salimos a los balcones a aplaudir a nuestros sanitarios por la inconmensurable labor que están realizando. Los llamamos héroes, pero son personas como tú y como yo. Con sus cuerpos agotados por el cansancio, con sus emociones desbordadas al límite de la situación.

La situación que están viviendo  nuestros hospitales sobrepasa los recursos habituales y genera un estrés administrativo y de gestión importante. Tenemos equipos doblando turnos, cambiando disposición de las plantas para dar cabida a los nuevos enfermos, dificultades para acceder a las medidas de protección… pero esto es sólo lo técnico. Tenemos a personas tratando con personas. Personas asustadas, a un lado y al otro. Unos asustados por la certeza de la enfermedad. Otros, por la posibilidad del contagio propio, de sus pacientes y compañeros, y por si fuera poco, de sus propias familias que los esperan en casa.

Esta situación es una excepción, incluso para todos ellos. Incluso para los equipos de emergencias o de UCI acostumbrados a lidiar con las situaciones más difíciles y urgentes de nuestros hospitales. Estas situaciones de gran estrés pueden desencadenar (y se están desencadenando más cuanto más se alarga la situación) emociones desagradables con las que muchas veces es difícil lidiar cuando tienes que seguir día a día a pié de cañón. Dificultades para concentrarse, insomnio, irritabilidad, dificultad para tomar decisiones, la comunicación de malas noticias, la impotencia, la ansiedad de tratar con enfermos; algunas veces graves, otras pueden ser tus vecinos o familiares, otras solo alguien que se parece tanto a ti que no puedes evitar sentirte identificado… Todo esto puede provocar un estrés agudo y un desgaste emocional en esas personas, nuestros sanitarios, que tanto necesitamos que estén bien, y más en estos momentos.

Por eso necesitamos cuidarlos y animarlos, como hacemos cada día en nuestros balcones, pero también necesitamos que se cuiden y se protejan para poder seguir contando con ellos. El autocuidado en estos momentos de crisis es importantísimo para mantener la estabilidad emocional y la capacidad. Desde nuestro equipo de psicólogos queremos sugerir unas pautas que esperamos sirvan de ayuda a nuestros compañeros.

Para empezar, desde las gerencias de los propios hospitales, asegurando el descanso del personal y la rotación con medidas para evitar y reducir el contagio.

La red de propios compañeros es una fuente de apoyo fundamental donde poder descargar las emociones vividas durante el día. Porque aliviamos la sensación de soledad al sentirnos identificados con las emociones de nuestros compañeros, que viven situaciones como las que nosotros vivimos. Es necesario hablar de lo que nos ocurre para poder elaborarlo y continuar, pero muchos no pueden hablar de ello en sus hogares. Hacer pequeños grupos de apoyo y desahogo antes de salir del turno, donde ventilar las emociones acumuladas es una fuente de protección emocional para nuestros profesionales. Negar las evidentes emociones no solo no ayudará sino que puede empeorar el impacto emocional. Son reacciones normales a una situación anormal.

Llegados a casa es importante dosificar la información. Necesitamos desconectar de las circunstancias y la sobre información y centrarnos en regular nuestras emociones y recargar las pilas sin sentirnos culpables. Centrarnos en nuestros hobbies u otras actividasdes agradables. Desconectar es necesario para poder volver recargado de energía a otro día de arduo trabajo.

Descansar bien, hacer deporte, hacer nuestras tareas rutinarias sin exigencias, poder relajarnos con alguna técnica concreta o con meditaciones sencillas. Parar pensamientos intrusivos desviando la atención y encontrar narrativas alternativas y coherentes. Validar nuestras emociones y permitirnos estar “mal” sin dejarnos arrastrar, centrándonos en el momento presente, en nuestra respiración o en sensaciones agradables.

Por último, es importante saber o aprender a pedir ayuda y aceptar recibirla. Si se percibe que el malestar está siendo excesivo recurrir a profesionales cualificados que nos apoyen.

No, nuestros sanitarios no son héroes, son personas como tú y como yo. Y por ello son mejores… porque sin tener superpoderes se enfrentan a la situación con toda valentía. Porque ser valiente no es no tener miedo, sino enfrentarse a él. Esto también pasará y podremos con ello.

... y mientras tanto por mí y por vosotros...

#YoMeQuedoenCasa

#JuntosPodremos

Psicóloga Irene López

Psicóloga
Adultos y adolescentes

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Ansiedad por Preocupación

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por preocupación crónica y persistente. Esta...

Perfeccionismo

La perfección imperfecta

6:50h. suena el despertador, ¿te sientes preparad@? Tienes todo un día por delante para…

Desayuno realfooder o fit: claras de huevo con tostada de pan de...

Problemas de sueño

El buen dormir en tiempos de confinamiento y en otros tiempos

Llega la noche y cuando la luz de la mesilla se apaga...