Lecturas de verano para niños

Niños leyendo en verano

Vacaciones. Días interminables, baños de agua y de sol, tiempo compartido en familia, con amigos y con lecturas...

El verano es una gran época para incentivar en los niños la motivación hacia la lectura, hacia las aventuras, los mundos mágicos de los cuentos o las novelas, según la edad que tengan.

Es el momento de visitar con ellos la biblioteca o acercarnos a la librería para buscar o elegir ese libro (o libros) que nos acompañará durante estos días de descanso escolar.

Es importante tener en cuenta los gustos, la personalidad de los niños, la etapa que están viviendo, para que sean más atractivos a sus ojos, y buscar ese rato por la mañana, o después de comer, o a media tarde ya cansados del calor, donde disfrutar de esas aventuras.

Aquí tenéis algunas recomendaciones por edades para que os ayuden en la búsqueda.

Feliz lectura.

 

De 1 a 2 años

Disfrutan tanto escuchando cuentos como observando las imágenes del libro; por lo tanto, ofrecedles historias con dibujos familiares y cotidianos, historias sencillas de niños como ellos, de argumento tan simple como ir al parque, tirarse por el tobogán, jugar con los amigos, ensuciarse las manos con barro... O historias de animales a los que poder cuidar y abrazar.

 

De 3 a 4 años

Comienzan  a   ser   exigentes   con   los   cuentos,   con   nuestros   argumentos   y explicaciones.   Quieren   comprender   y   no   perderse   nada.   Proporcionar  historias sencillas, afectivas  y de acción lineal, que no sean complejas ni excesivamente largas.
Aquellas   historias   donde   aparezcan   elementos   familiares   o   relatos   formados   por episodios similares a los de la vida cotidiana (levantarse, desayunar, cepillarse los dientes). Les fascinan los cuentos de animales y, por supuesto, escuchar historias reales protagonizadas por ellos mismos o por algún miembro de la familia.

 

De 5 a 7 años

Ahora quieren gigantes, enanos, sirenas, dragones. También castillos, príncipes y princesas, habichuelas mágicas y hadas complacientes. Quieren fantasía y creatividad.

Se sienten fascinados por los cuentos de aventuras en los que aparecen héroes. Buscan emoción   tanto   en   el   argumento   como   en   la   descripción   de   los   personajes.   Son interesantes los cuentos mágicos  que tengan valor moral o que les enseñen los valores importantes de la vida. A esta edad, disfrutan con los relatos donde los protagonistas son humanos y donde aparecen personajes secundarios. Empiezan a descubrir que las inquietudes o pequeños problemas que puedan tener también les   ocurren a sus personajes favoritos.
 

De 8 a 12 años

Empieza a despertarse la emoción artística. Les interesa la descripción detallada del relato. Todas aquellas historias emocionantes o que les mantengan en vilo hasta el final les harán identificarse con los personajes y sentirse parte de la historia.
Es frecuente que pregunten: "¿Esto pasó de verdad?" o "¿Esta historia es verdadera?". Para satisfacerlos, procurad que lean narraciones históricas, científicas o personales  (les encantará escuchar anécdotas de vuestra infancia).

Sentirán   predilección   por   algunos   temas   en   especial: aventuras,   poesía, historias   de pandillas, libros de humor, libros informativos, países diversos, animales, ciencia, deportes, invención y  juegos, etc. Alrededor de los 12 años comienzan a interesarse por libros de suspense e intriga, aventuras peligrosas, novelas realistas, biografías...

Psicopedagoga y Logopeda Susi García

Psicopedagoga y Logopeda

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

La mesa de luz

La mesa de luz

¿Qué es una mesa de luz y cuál es su utilidad?

En esta ocasión os quiero hablar sobre un recurso educativo que está cogiendo mucha fuerza en estos últimos años, la mesa de...

Niños de la ESO estudiando

¿Qué es ESO? Cómo adaptarse a una nueva etapa

Recordando la charla realizada el pasado mes de junio en Mindic sobre la transición de primaria a...

Padre e hija hablando

¡Qué puedo hacer para comunicarme con mis hijos/hijas!

¿Quién dijo que comunicarse con los hijos fuera tarea fácil?

No por ello hay...