Ahora más que nunca estamos a tu lado. Terapia presencial con medidas especiales y online

El cuerpo y el verano

Con la llegada del verano y el calor empiezan los cambios de armario; dejamos a un lado las mangas largas, y nos enfrentamos a la exposición del cuerpo: ropa de verano, bañadores, biquinis…, siendo uno de los grandes conflictos para muchas personas, sobre todo si se tiene complejos y/o se padece un Trastorno de Conducta Alimentaria.

La moda ha ido cambiando a lo largo de la historia, y actualmente nos encontramos con una sociedad que aboga por la imagen delgada, extremadamente delgada, siendo ésta tan difícil de alcanzar como peligroso llegar a ello.

Con las altas temperaturas nos vemos obligados a destaparnos y a mostrar, lo que durante otras fechas tenemos tapados, y se experimenta con mucho sufrimiento para personas que no se sienten seguras y satisfechas con su cuerpo, conllevando a evitar quedar con amigos, salir a la playa o a la piscina, aislándose así de la realidad del día a día.

Ahí comienza el riesgo, aparecen las dietas “milagro”, el ejercicio excesivo, y la necesidad de bajar de peso de forma rápida y poco segura, exponiendo a la salud a unos problemas lamentablemente muy frecuentes.

El verano, y la imagen, se convierten en factores de riesgo.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

  • Las primeras exposiciones a la ropa de verano siempre van a suponer una sensación de mayor tamaño (brazos , muslos…), poco a poco la percepción va cambiando ajustándose más a la real.
  • Si además se padece un TCA, existe una distorsión de la imagen corporal, por lo que la percepción del cuerpo es mucho mayor de lo que es realmente.
  • Es conveniente hacer una exposición progresiva: podemos empezar con camisetas de manga corta, pantalón o falda corta, camisetas de tirantes… hasta alcanzar la exposición completa del biquini o bañador. De esa manera, va a resultar menos difícil para la persona que padece ese malestar con el cuerpo.
  • No focalizar con el propio cuerpo. Intentar distraerse y no observar el cuerpo, ayuda a bajar los niveles de ansiedad que general dicha exposición.
  • Tener un pensamiento CRÍTICO. La perfección no existe, el ideal de belleza es subjetivo, la gran mayoría de fotos que vemos en las redes no son reales.

¿Cómo podemos prevenir un TCA?

  • Potenciar la autoestima
  • Promover hábitos saludables, rechazando dietas milagro y haciendo ejercicio moderado.
  • Rechazar ideales estéticos no realistas.
  • Advertir de los contenidos nocivos de las redes sociales, y usarlas de forma adecuada.

Los Trastornos de Conducta Alimentaria, son enfermedades mentales graves. Es fundamental hacer un trabajo preventivo.  Se puede disfrutar del verano, de la playa y la piscina, sin ponerte en riesgo.

¡Feliz Verano!

Psicóloga Carolina Ponce

Psicóloga
Adultos y adolescentes

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Hacer dieta

¿Hacer dieta o cambiar de estilo de vida?

En estos meses que nos ha cambiado la realidad literalmente y como nunca nos hubiésemos imaginado, hemos experimentado...

Comida de Navidad

Trastornos alimenticios en Navidad

Se acercan las fiestas de Navidad y con ellas los encuentros de amigos y familias. La mayoría de ellos, por no decir todos, giran en...

Esquema trastornos de la conducta alimentaria