¿Cómo reforzar y motivar en la adolescencia?

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan tanto padres como docentes que trabajan con adolescentes es la desmotivación. No hay una receta infalible, pero continuación te mostramos algunas de las estrategias más importantes para el refuerzo y motivación en  estas edades:

  • Muestra interés por el adolescente y por lo que hace. Para ello, puedes crear un entorno de confianza reconociendo sus progresos. Cuenta con su colaboración en las conversaciones familiares importantes o ten en cuenta sus opiniones sin juzgar involucrándole en las posibles soluciones.
  • Recuerda que el adolescente atraviesa una etapa evolutiva donde se producen muchos cambios tanto cerebrales como hormonales; acepta sus sentimientos y comprende sus emociones. Es importante tratarlo como el adulto comprometido que esperamos que sea. Por ejemplo; podemos estimular a que imagine, crea y emprenda pequeños proyectos personales.

¿Cómo podemos reforzar una conducta en nuestro hijo y de qué modo es el correcto? Por ejemplo: no le premies por ser buen estudiante, sino por conductas concretas como “permanecer sentado haciendo los deberes o por estudiar todas las tardes”.

  • Procura no añadir un comentario negativo a un elogio ( “me gusta que estés estudiando, pero tendrías que haber empezado antes”). Si nos limitamos a destacar fallos en el momento que reconocemos un buen comportamiento, acabará perdiendo interés, motivación o se sentirá manipulado. En cambio, al verbalizar comentarios positivos y señalar lo que hace bien favoreceremos a que esté más receptivo y relacione cuál es el camino correcto para alcanzar más aciertos y menos errores (por ejemplo: “qué bien que estés en el escritorio estudiando, hayas preparado tu material, organizado las asignaturas… te estás planificando muy bien”). De esta manera, ayudamos al adolescente a descubrir sus fortalezas y optimizar su autoestima: esto evita el desánimo, la frustración y favorecemos a que construya una imagen de sí mismo real y positiva.

¿Qué refuerzos utilizar? no es necesario darle una gran recompensa como refuerzo, por ejemplo, podrías simplemente hacer la comida preferida de tu hijo para la cena para mostrar tu aprobación por la habitación limpia. Evita los castigos y amenazas. Éstas originan un desapego entre vuestra relación. Los “debes”, chantajes y promesas refuerzan un sistema de motivación externo en que el adolescente sigue siendo motivado por otros, no por él mismo.

  • Es importante que tu refuerzo sea ajustado a la conducta deseada, coherente, justo y agradable/motivador para el adolescente, con el fin de lograr progresivamente un cambio significativo.

Escrito por:
Emi Mellinas

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Pornografía

Sexo adolescente y la pornografía

Hoy en día el mundo se ha vuelto tecnológico, los jóvenes ya no consultan en bibliotecas ni en libros de papel, actualmente todo se...

La adolescencia, una etapa difícil

La adolescencia, una etapa difícil

La adolescencia es una etapa de enormes cambios, donde los jóvenes pasan de sentirse unos niños a querer ser vistos como adultos. Durante...

Niños de la ESO estudiando

¿Qué es ESO? Cómo adaptarse a una nueva etapa

Recordando la charla realizada el pasado mes de junio en Mindic sobre la transición de primaria a...