Ahora más que nunca estamos a tu lado. Terapia presencial con medidas especiales y online

10 Tips para Sobrevivir a la Cuarentena en Pareja

Dado que el confinamiento para evitar la propagación del COVID-19 se ha hecho necesario y que nos vemos obligados a permanecer en nuestras casas las 24h del día a excepción de salir a comprar lo imprescindible o dar un pequeño paseo con el perro si es que tenemos la suerte de tener uno en estos días, podemos tomar esta situación extraordinaria como una oportunidad para mejorar algunos aspectos de nuestras vidas; entre ellos, nuestra relación de pareja.

Una pareja es el resultado de la combinación de dos entes que se unen para formar un nuevo conjunto y dado que cada miembro posee sus cualidades específicas, es inevitable que surjan los conflictos. Ahora bien, la calidad de nuestra relación dependerá de la manera en la que seamos capaces de manejarlos.

Os propongo 10 tips para intentar mantener a raya las consecuencias de esta cuarentena en nuestra pareja y, si es posible, poder incluso enriquecerla.

1. Organización equitativa de las tareas de casa.

Todos estamos en casa y es imprescindible que las tareas del hogar se organicen de forma que todos colaboremos y no recaiga más peso en uno u otro. Además, esto nos ayudará a establecer una rutina y evitar así que los días se nos solapen y tengamos los horarios de comidas, sueño, etc. del revés.

2. Tiempo y Espacio personal.

Es importante que, aunque seamos una pareja, no estemos todo el tiempo juntos en el mismo espacio. Una idea interesante es acordar pasar ciertos momentos del día en habitaciones diferentes para después quedar a alguna hora con nuestra pareja para realizar alguna actividad juntos y compartir cómo ha ido el día. No te tomes a mal que tu pareja necesite espacio personal, no significa que esté enfadada contigo o que te quiera menos sino que dedicarnos tiempo a nosotros mismos es muy saludable.

3. Vida social individual.

Además de dedicarnos tiempo, también es beneficioso tener cada uno vida social propia. Durante este encierro no debemos renunciar a socializar con nuestros familiares y amistades y respetar también la vida social de nuestra pareja.

4. No caer en la monotonía.

Siempre nos quejamos de que no tenemos tiempo y ahora que disponemos de tanto, podemos aprovecharlo para realizar todas aquellas actividades que nos guste hacer en pareja como cocinar juntos, hacer deporte, ver alguna serie o película, juegos de mesa, planear alguna escapada para cuando acabe el confinamiento o simplemente disfrutar de una buena conversación.

5. Crear momentos de intimidad.

En una relación siempre es recomendable que no nos olvidemos de buscar momentos para compartir con nuestra pareja. Por ello, podemos hacer de esta cuarentena la ocasión perfecta para volver a planear citas con nuestra pareja: arreglarnos un poco y preparar una buena cena con vino y postre, hacer palomitas y elegir una película que llevabais tiempo queriendo ver para pasar una tarde de cine, quedar para hacer ejercicio o bailar en el salón como si fuera una pista de baile, hacernos nuestra propia sesión de spa con velas, música y masajes, etc. Además, este es un buen momento para volver a reavivar la chispa y dedicarle un poco más de tiempo a los encuentros sexuales. Podéis ser lo creativos e imaginativos que queráis, ahora no hay excusas.

6. Tiempo para hablar.

En estos días en los que reina el estrés y la incertidumbre, poder hablar sobre cómo nos sentimos, nuestros miedos y preocupaciones es muy importante. Ya estamos bastante sobreinformados sobre el coronavirus, por ello tenemos que intentar reducir esta temática todo lo posible para que no se convierta en el único tema de conversación. A la hora de conversar, es importante que nos sepamos escuchar y echemos mano del sentido del humor siendo lo más positivos que podamos. En las discusiones, intentad ser flexibles y razonables.

7. Controlar los enfados.

Todos estamos agobiados por esta situación y puede que muchas discusiones comiencen por “tonterías” y paguemos con nuestra pareja nuestro estado de ánimo. Debemos intentar analizar la importancia del problema antes de convertirlo en un conflicto, intentar relativizarlo y, si es posible echarle la culpa a la cuarentena, entonces la culpa no es de tu pareja.

8. Normalizar los conflictos.

Si en nuestra vida normal los conflictos son habituales, durante el confinamiento también. Existe mayor posibilidad de enfrentamientos y mayor dificultad para gestionarlos. No debemos tomar decisiones en caliente; si surgen discusiones que se suban de tono o puedan derivar en una ruptura, es mejor aplazarlas para cuando todo esto acabe y retomarlas después para ver si lo seguimos viendo de la misma forma.

9. Di lo que te molesta.

A muchos nos cuesta expresar lo que nos molesta pero es recomendable hacerlo. Sabemos que cuando nos guardamos las cosas dentro, se van acumulando y, al final se hacen bola, explotamos y salen de la peor manera posible. Debemos decirlas pero siempre desde el respeto y teniendo en cuenta los sentimientos de la otra persona. Intentaremos no hablar desde el tú acusador (“Tú haces esto o lo otro”. y hacerlo desde el yo (“Yo considero…”, “yo pienso que…”, “yo siento…”.. Además, evitaremos utilizar términos de todo o nada y no expresaremos las críticas desde el “siempre” o el “nunca” sustituyéndolos por “a veces” o “en ocasiones”.

10. Pensar en lo positivo.

A pesar de que decir lo que nos molesta es sano, no debemos quedarnos solo con lo negativo. Por lo general, con el tiempo tendemos a fijarnos más en las cosas que no nos gustan del otro y nos olvidamos de los aspectos positivos, de valorar esos pequeños detalles y, sobre todo, de expresárselo a nuestra pareja. Tenemos que hacer un esfuerzo y cambiar nuestro punto de enfoque y empezar a ver también lo bueno y hacérselo sentir a nuestra pareja. Como equipo, debemos apoyarnos y cuidarnos. Podemos empezar por un “buenos días”, “¿cómo estás?”, preparar el desayuno por la mañana, un beso, una caricia, un abrazo, etc. Son los pequeños detalles del día a día los que generan grandes cambios.

 

Si cambiamos el prisma, podremos ver esta experiencia como una oportunidad para compartir, mejorar la comunicación, limar asperezas y reforzar la intimidad y la confianza. En definitiva, aprender a cuidarnos a nosotros mismos al mismo tiempo que al otro, encontrando así el equilibrio perfecto entre el “yo” y “la pareja”.

Psicóloga y Sexóloga Laura Espadas

Psicóloga y sexóloga

Comentarios

Hace poco màs de un año estaba al punto de separarme he irme de mi hogar...hasta que que encontrè una salida a mi situaciòn y en este momento puedo decir que recupere mi hogar,al poner en practica muchos de estos consejos... http://tusaludencasa.com/salvatumatrimonioparasiempre

Añadir nuevo comentario