Desórdenes alimentarios

La adolescencia se caracteriza por ser un período de poca estabilidad emocional, en el que se experimentan importantes cambios corporales y se deben afrontar nuevas presiones sociales. Todo ello, se refleja en diversos aspectos de la vida de los jóvenes, incluyendo la alimentación.

Comer en exceso como resultado de la tensión y/o demasiado poco debido a la preocupación y rechazo del aspecto físico, tener malos hábitos de nutrición y las comidas de “moda” son los problemas alimenticios más comunes entre los jóvenes.

Estos desórdenes alimentarios se manifiestan a través de alteraciones en los comportamientos relacionados con la comida o el peso, que hacen que las personas se vayan a los extremos:

  • Cambios en la cantidad y/o tipo de comida ingerida: comer grandes cantidades en poco tiempo, comer poco, eliminar alimentos o grupos de alimentos de la dieta como azucares, pasta, pan, chocolate, etc., saltarse comidas, consumo de productos bajos en calorías o ricos en fibra. 
  • "Manías" con la comida: comer lento, cortar en pequeños trozos, quitar la grasa de los alimentos, beber mucha agua...
  • Alternar ciclos de ingesta excesiva con otros de ayuno o restricción.
  • Evitar comer acompañados y las comidas sociales, saltarse comidas
  • Visitas frecuentes al baño, sobre todo después de comer.
  • Excesiva preocupación por el peso y la figura: preguntas frecuentes sobre el cuerpo, comprobaciones frecuentes de tamaño y forma del cuerpo, mirarse mucho al espejo, pesarse con frecuencia, tocarse la barriga,  los muslos...
  • Interés por la cocina, la alimentación y las dietas.
  • Aumento de la actividad física y/o de la actividad en general.
  • Aumento de la irritabilidad, ansiedad o tristeza
  • Alteraciones del sueño
  • Perdida y/o variaciones significativas de peso

Si su hijo/a padece un problema alimenticio es muy importante abordarlo lo antes posible.

A través de un adecuado asesoramiento integral la familia logrará:

  • Comprender lo que está sucediendo y gestionar las emociones que la presencia de un problema alimentario genera en casa.
  • Aprender nuevas formas de escuchar y apoyar al adolescente para que se sienta seguro y aceptado.
  • Iniciar y acompañar adecuadamente en el proceso de recuperación.

Relacionados:

Portada del artículo sobre adicciones
¿Cómo reforzar y motivar en la adolescencia?

¿Cómo reforzar y motivar en la adolescencia?

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan tanto padres como docentes que trabajan con...

Adolescentes estudiando

Ponerse a estudiar y no morir en el intento

A lo largo de mi experiencia en lo que se refiere al refuerzo escolar con adolescentes con alta desmotivación ante...