Septiembre, ¡mes de tantos reinicios!

Este mes hemos tenido que reorganizar nuestras vidas, es un mes de VUELTAS, vuelta al trabajo, vuelta al colegio, vuelta al gimnasio, algo que podría resumirse en VUELTA a las rutinas.

En toda esta nueva organización que tal si organizamos nuestra alimentación? Que tal si por fin hacemos aquel famoso menú que nos sirva de guía para hacer una lista de la compra adecuada, saludable, suficiente, que no tengamos que improvisar. Cuando improvisamos salimos del equilibrio deseado de una correcta alimentación.

Aquí les dejo algunos valiosos consejos para ello:

  • Haz una lista de ingredientes para un desayuno saludable: prueba a innovar o cambiarle algo, por ejemplo si a tu hijo le cuesta tomarse el pan y se va al cole con el vaso de leche solamente, que tal cambiar las galletas por algún cereal integral que tenga frutas o por copos de avena ? De esa forma completas el aporte de hidratos de carbono sin cargarle de demasiada azúcar y grasas

Incorpora en la mesa del desayuno fruta troceada, plátano, manzana, algunas uvas, y te sorprenderás.

  • Asegúrate de tener además almuerzos y meriendas saludables para los más pequeños y escribe con ellos un plan para ello, fomenta los más saludables y pacta de antemano un día libre.
  • Para las comidas del mediodía: intenta cocinar platos de preparación sencillas, hervidos, guisados, hornos, planchas, evita las frituras muy frecuentes. Prefiere las comidas tradicionales a las comidas preparadas del supermercado.

Una correcta distribución podría ser: 1 vez por semana arroz, 1 vez por semana pasta, 1 ó 2 veces legumbres, 1 vez carne roja, 1 vez pollo y 2 veces pescado.

  • Las cenas tienen que ser la comida que complementen las restantes, no deben ser nunca la comida principal ni copiosa ni con muchas grasas ni frituras, verduras hervidas o a la plancha, ensaladas, carnes a la plancha, o tortilla francesa o revueltos. Si los niños comen en el colegio sería correcto ver su comida del mediodía para poder completarla de manera adecuada. Así si el niño ha comido pasta le daremos carnes por la noche y no sopa de estrellitas. Recuerda que la cena no debe constar de un vaso de leche con galletas.
  • Minimiza la compra de productos industrializados y bollería, no es obligación tener varios paquetes de galletas/bollería en el armario. Estos “productos” (que no alimentos) no deben formar parte de nuestra alimentación diaria, aunque sean light, sin azúcares, de avena, etc etc etc, son altamente ricos en grasas trans y azúcares, además de conservantes y otros “antes” por ello están siempre en la punta de la pirámide alimentaria- son Extra-ordinarios, y deben reservarse para una ocasión.
  • Anímate y prepara un plan de menú contus propias comidas siguiendo este equilibrio, tendrás una guía perfecta para ir a comprar los ingredientes, evitarás las dudas y la improvisación, también se evitan las discusiones acerca de los gustos, etc. Sobretodo si hay niños en casa.
Nutricionista Claudia Guerrico

Nutricionista

Añadir nuevo comentario

Actualizar Escriba los caracteres que ve en esta imagen. Escriba los carácteres que ve en la imagen; si no puede leerlos, envíe el formulario y una nueva imagen va a ser generada. No es sensible a mayúsculas.  Cambiar a verificación de audio.