Ahora más que nunca estamos a tu lado. Terapia presencial con medidas especiales y online

Gestión del tiempo, teletrabajo y conciliación familiar durante la crisis del Covid-19

De trabajar fuera a trabajar en casa, de quedar con los amigos en la calle a contactar con ellos por videollamada, de saludar a los vecinos en el rellano de la escalera a coincidir para hacer los más grandes homenajes desde las terrazas, de quedar con los niños en el parque a ingeniarlas para entretenerlos en casa.

El coronavirus ha hecho grandes cambios en nuestra vida y en nuestra rutina diaria, donde actividades que antes estaban delimitadas en el tiempo y espacio, ahora coindicen todas ellas al unísono en ese maravilloso lugar llamado hogar.

¿Cómo conciliar la crianza de los niños y el trabajo? ¿Cómo ser igual de productivos desde casa? ¿Cómo disfrutar en pareja y tener un espacio propio?

La clave para dar respuestas a estas preguntas se encuentra en el adecuado manejo del tiempo, el mantenimiento de hábitos, la confianza para expresar necesidades, la creatividad para hacer del hogar un entorno estimulante para los niños y la flexibilidad para adaptarlo a las demandas del trabajo.

A continuación, propongo siete tips que facilitarán la conciliación de todo lo expuesto.

  1. Despiértate con energía. Despertarnos y acostarnos a la misma hora es fundamental, pues llevaremos a cabo una buena higiene del sueño que repercutirá tanto en nuestro buen estado de ánimo, como en nuestra creatividad y motivación para empezar el día con buen pie.

  2. Delimita los espacios. Es importante que delimitemos nuestro espacio y horario de trabajo, pues que nos llevemos nuestras obligaciones laborales a casa no significa que tengamos que estar disponibles a cada momento. Hablar del horario que vamos a seguir con nuestros hijos y nuestra pareja aumentará nuestra productividad y hará una diferenciación del tiempo dedicado a la familia y el tiempo dedicado al trabajo, lo que dará estructura a nuestros hijos y a nosotros mismos.

  3. Sé creativo con los hijos. Pese a que el estado de alarma es un hecho difícil y preocupante para todos, este periodo que nos toca vivir también es un regalo para poder pasar más tiempo y dedicación a la familia. Hay infinidad de actividades divertidas que pueden entretener a toda la familia tales como juegos de mesa, juegos de cartas, inventar y contar historias, aprender una nueva habilidad, hacer manualidad o disfrazarnos, hará que los peques y no tan peques disfruten de estos momentos y respeten el rato en el que los papás trabajan si esto se ha negociado previamente.

  4. Un rincón de calma. Negociar familiarmente cuál es el espacio de calma de cada uno permitirá establecer un lugar donde poder regularnos si nos encontramos alterados. En pareja y con los hijos se pueden realizar unas cartulinas que podremos colgar en las puertas o colocarlas en el rincón que hayamos establecido cuando cada uno de los miembros de la familia necesite relajarse. Es conveniente indicar que la duración que vayamos a estar en el rincón de calma donde nadie nos moleste esté delimitado en el tiempo, así pues, se deberá colocar en la cartulina el tiempo que vamos a permanecer en este lugar de calma.

  5. Noticias, las justas. Es importante mantenernos informados, pero más importante es nuestra salud mental. Delimitar el tiempo que dedicaremos a ver noticias y a estar bombardeados de tanta información negativa será crucial para un mejor estado de ánimo. Es importante establecer no más de 1 o como mucho 2 momentos al día para informarnos de la actualidad.

  6. Conexión en pareja. Puede que el trabajo y la demanda de los hijos no nos permita tener durante el día un espacio de tranquilidad con la pareja. Por ello, es oportuno encontrar un momento a la noche donde poder simplemente hablar con él/ella o compartir un rato alejado de las preocupaciones del trabajo y de la atención de los hijos.

  7. No procrastines. “Nunca hará nada, quien todo lo deje para mañana”. La pereza es el peor tóxico para el cumplimiento de nuestros objetivos y para nuestro buen estado emocional. Separar las tareas que debemos hacer en pequeños objetivos que nos resulten más sencillos, premiarnos por el cumplimiento de nuestras metas y liberar el entorno de trabajo de distracciones, serán algunas estrategias que nos ayudarán a generar buenos hábitos y así evitar la postergación.

#YoMeQuedoenCasa

Pablo Caselles

Psicólogo
Adultos y adolescentes

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Problemas de sueño

El buen dormir en tiempos de confinamiento y en otros tiempos

Llega la noche y cuando la luz de la mesilla se apaga...

Ansiedad
Soledad en el Confinamiento

El confinamiento en soledad

La soledad puede definirse como la diferencia subjetiva entre el nivel de contacto social logrado y el nivel deseado por el individuo...