La motivación: Detecta tus necesidades y reconoce los obstáculos

La motivación es la fuerza que nos impulsa a hacer lo necesario para alcanzar una meta. Es ocasionada por estados internos en el ser humano que lo empujan a moverse, a pasar a la acción, con el propósito de satisfacer una necesidad. Para Abraham Maslow, psicólogo norteamericano, en su obra “Una teoría sobre la motivación humana”, existe una jerarquía de cinco necesidades intrínsecas en la persona. Maslow indica que el individuo debe partir de la base donde se encuentran las necesidades más básicas, hasta el deseo de alcanzar la autorrealización.

En este recorrido, partimos del deseo de buscar una seguridad en nuestra familia, vivienda y trabajo; sentirnos parte de un grupo, como las comunidades o los amigos; sentirnos valorados y reconocidos por nosotros mismos, por nuestra pareja y la gente que nos rodea; y, por último, mantenernos en un desarrollo constante que nos permita un crecimiento espiritual, desarrollar nuestro potencial humano e intentar sobrepasar lo que podemos considerar nuestros límites. Esto es lo que llamaríamos el hombre o mujer autorrealizados.

En esta búsqueda existen obstáculos que dificultan nuestra autorrealización, los cuales se pueden englobar en:

  • Miedo: El miedo es una emoción con una función protectora, la emoción que nos indica que puede ocurrir lo contrario a lo que deseamos. El miedo nos avisa que algo puede salir mal y esto nos protege. Las dificultades vienen cuando este miedo nos paraliza, cuando este miedo no nos permite pasar a la acción y dar el salto a lo desconocido, a lo incierto, a lo nuevo. Salir de nuestra zona de confort será esencial para enfrentarnos a él.
  • Incertidumbre: Falta de seguridad, de certeza, de confianza sobre algo. Puede ser sobre nosotros mismos, ya sea sobre nuestro pasado o sobre nuestro futuro. Anclarnos en los “errores” del pasado o sentir que las cosas puedan salir mal en el futuro es el claro ejemplo. Cada uno de nosotros, somos “yo y mis circunstancias”. La vida tiene una amplia gama de filtros de colores y dependerá del momento vital por el que pasemos, y de la experiencia vital de cada uno, que lo veamos de una tonalidad u otra. En los momentos que peor nos sintamos debemos entender que hoy puede que toque el filtro azul, pero quizás mañana toque el verde. Nos mantenemos en continuo cambio, por lo tanto, lo que nos define es nuestra actitud en el presente, sin dejar que el miedo ocasionado por lo ocurrido en el pasado o lo que pueda ocurrir en el futuro determine lo que sintamos que debemos hacer.
  • Duda: Estado en el que le damos vueltas a los pensamientos, analizando los pros y contras de algo de forma abusiva, no permitiéndonos pasar a la acción. Hacer un análisis sobre algo es positivo, la dificultad llega cuando nos quedamos ahí, cuando nos quedamos en el pensamiento circular y no nos permitimos sentir nuestra necesidad, nuestra emoción. Para ello tenemos que pararnos, permitirle al cuerpo que sea quien tome la decisión cuando ya está más que analizada, viviendo el momento presente para que se encargue de dar luz a nuestras dudas.

La motivación nos irá impulsando hacia la obtención de nuestras necesidades. Dirigirnos hacia esta plenitud dependerá de cómo vayamos sorteando cada uno de los obstáculos que nos plantea la vida e intentemos centrarnos en lo realmente valioso e importante para cada uno de nosotros. Sentirnos sin ganas o sin fuerzas para hacer algo (desmotivados), es el resultado de necesidades insatisfechas. Quizás no sepamos cuáles son estas o puede que nuestra realidad oculte, o distorsione, el cambio que verdaderamente nos hace falta. Detectar estas necesidades no cubiertas será el punto de partida para iniciar nuestro proceso de cambio. Establecer un plan y los respectivos pasos para lograrlo será el recorrido a seguir. Una vez que este cambio se produzca, ya sea emocional, de aceptación, material u otros, nuestra motivación en la vida será mayor para aquellas cosas realmente importantes para nosotros, debido a la confianza que iremos adquiriendo durante nuestro proceso. Quizás haga falta un especialista que nos dé un poco de luz y objetividad hacia una situación en la que nos sintamos atrapados o encerrados. Como dijo Antonio Machado: Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Pablo Caselles

Psicólogo
Adultos y adolescentes

Añadir nuevo comentario

Relacionados:

Niños límites

“Dar a los hijos todo lo que quieren” ¿Es educar mejor?

Actualmente, vivimos en una era en la que la mayoría de familias con recursos...

Esquema trastornos de la conducta alimentaria
La adolescencia, una etapa difícil

La adolescencia, una etapa difícil

La adolescencia es una etapa de enormes cambios, donde los jóvenes pasan de sentirse unos niños a querer ser vistos como adultos. Durante...