Vanessa BenaderoPsicóloga Elche

Mi profesión ha transcurrido desde el 2010 por tierras ilicitanas, murcianas y alicantinas, sino antes, pues el deseo ya existía. Mi curiosidad por los secretos guardados en ​la palabra aparecieron en primaria, intuía que la escritura escondía verdades no dichas con necesidad de ser analizadas. Diferentes grafos para diferentes personas, firmas como seña de identidad. Anhelaba descifrar sus mensajes que ayudaran al autoconocimiento. Una obra de teatro llamada Memo puso mi atención en la escucha, pues denunciaba lo difícil, escaso y necesario que era esta habilidad. Aquello no dejaba de latir, convirtiéndose en semilla y pista de mi labor terapéutica, pues como dice Guillermo Borja “La verdadera preparación es el camino, y el camino es la vida misma. La base de toda técnica, de toda teoría y de toda escuela es la experiencia”. ​Un andamiaje, por tanto, a la base de estudio, personas y mi persona.

Me licencié en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche, especializándome en Clínica y Salud a través del máster impartido por la Universidad de Murcia, realizando el trabajo de investigación sobre el trastorno obsesivo-compulsivo. Estoy h​abilitada como general sanitaria por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana. Presento experiencia tanto en el ámbito privado, como hospitalario, a nivel individual, familiar y grupal. He colaborado durante cinco años en una unidad de desórdenes alimentarios, asociación de asperger, así como publicaciones en prensa o revista de Psicodrama. Soy miembro del grupo de trabajo Clínica infantil del COP e invitada como docente en seminarios y el Cuerpo de las fuerzas Armadas en cuestión de psicotécnicos/entrevista personal para la Guardia Civil (2017). También trato a pacientes con enfermedades degenerativas y acompaño a sus familias en Residencias de la tercera edad.  

Considero que deshacer nudos pesados, aceptar lo que no se puede para dar paso a lo que sí​ se puede, construir otra forma de estar y/o relacionarse en la vida, requiere un ritmo y ​tiempo que es individual​. El afecto siempre busca su lugar aunque sea a deshora y camuflado en síntomas. Así, por más esfuerzos que hagamos en taponar un dolor en demasí​a, tanta defensa genera un notable desgaste y cobra un alto precio de sufrimiento. Descubrirlo, acompañarlo y reubicarlo en la historia del sujeto permite que cese la espiral de malestar y elegir libremente el camino. Solo podemos desvelar dicha verdad afectiva tras l​as palabras​ y acogerla ¿dónde?, en el ​cuerpo​.

Psicóloga Vanessa Benadero
Psicóloga colegiada Vanessa Benadero
La terapia es tabla rasa de resonancia donde el eco de la caverna negra y gris se convierte en viento que impulsa y sostiene lo que deseas.