Trastornos Alimentarios

Los trastornos alimentarios o de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos psicológicos complejos, que incluyen diferentes manifestaciones clínicas según las cuales podemos hablar de:

  • Anorexia Nerviosa.
  • Bulimia Nerviosa.
  • Trastorno por atracones o ingesta compulsiva.
  • Síndrome de la ingesta nocturna.
  • Fobias alimentarias
  • Síndrome del comer selectivo.
  • Trastornos  de la imagen corporal: vigorexia.
  • Trastornos de conducta alimentaria no especificados.
  • Obesidad

Los trastornos alimentarios comprometen aspectos fundamentales del desarrollo físico, psicológico y social de la persona que lo padece: baja autoestima, problemas emocionales, pérdida de autonomía y de las relaciones sociales, malnutrición y sus consecuencias físicas y psicológicas.  Generando gran sufrimiento en quién los padece y en sus familiares. Y aunque cada vez tenemos más conocimiento y herramientas para su correcto tratamiento, son de difícil abordaje si no se inicia la intervención adecuada en las etapas tempranas de su evolución.

En el desarrollo y mantenimiento de los trastornos alimentarios intervienen múltiples factores individuales (ej. perfeccionismo, baja autoestima, sobrepeso infantil, dificultades para adaptarse a los cambios, etc.), familiares (p.ej. genética, estrés familiar, excesiva valoración de la delgadez, dietas, etc.) y socioculturales (p.ej. presión social hacia modelos de belleza inalcanzables, ideas erróneas sobre control de peso, etc.). Por ello, es importante que la evaluación y la intervención en esta área se realice de forma multidisciplinar por profesionales especializados/as.

Un adecuado abordaje te ayudará a:

  • Mejorar tu relación con la comida.
  • Conseguir aceptarte, respetar y valorarte tal como eres.
  • Identificar que sientes y como regular y gestionar tus emociones y sentimientos.
  • Conseguir el bienestar físico a través del cuidado de tu cuerpo y de ti mismo/a.