Dificultades emocionales

Es fundamental el apoyo de la familia, los padres también aprenden distintas estrategias para conseguir ver sonreír a su hijo/a cada día.

Una de las máximas satisfacciones que tenemos los padres es ver a nuestro hijo sonreír, el  objetivo principal es que sean felices. En ocasiones debido a situaciones que el menor tiene que enfrentar esto no es posible, es nuestra tarea como padres ayudarles y apoyarles para poder hacer frente a dichas situaciones y adquirir unos cimientos fuertes que le ayude en su futuro a poder seguir sonriendo a pesar de tener que saltar distintos obstáculos.

Depresión infantil

La palabra depresión va asociada a la edad adulta pero ahora sabemos que no sólo los adultos se deprimen. La depresión infantil puede surgir a causa de cambios importantes y el estrés al que tiene que enfrentarse un niño. Si vemos a nuestro hijo continuamente triste, que ha perdido interés por jugar como antes, que se aleja de sus amigos y de la familia, se aburre y cansa con facilidad, presenta problemas para concentrarse, está irritable, se queja continuamente de dolores de cabeza, deberíamos consultar con el psicólogo infantil con el fin de que se lleve a cabo una evaluación de todos los factores, y determinar el origen de la inestabilidad emocional que presenta nuestro hijo.

Autoestima

Que un niño tenga una buena aceptación de sí mismo le ayuda a conseguir un desarrollo saludable en todos los aspectos de su vida. Potencia deseos de superación, motivación para afrontar distintos retos, le hace consciente de sus capacidades y cómo utilizar estas para superar las dificultades que se le presentan…Tener baja autoestima significa no aceptarnos a nosotros mismos, esto en los niños se manifiesta a través de diferentes sentimientos como el miedo, inseguridad, tristeza, y en conductas cómo evitar realizar actividades sociales o académicas, excesiva dependencia de los padres…
Una intervención precoz es muy importante porque ayudará a nuestros hijos a desarrollar un buen concepto de ellos mismos.

Trastornos de ansiedad

Los niños al igual que los adultos sientes distintas emociones sobre lo que les pasa Cuando la situación a la que se enfrentan es incierta pueden sentir preocupación e incluso miedo.Por ello es muy importante reconoce adecuadamente los peligros y aprender a manejarlos, esto ayudará al niño a tener adecuado desarrollo emocional. La ansiedad es más común de lo que podemos pensar, son muchos que papas se enfrentan a “lo desconocido” cuando su hijo sufre ansiedad.
Si nuestro hijo se levanta cada día diciendo que no quieren ir al cole porque les duele la barriga o la cabeza. Pasan de dormir perfectamente a despertarse varias veces durante la noche, o ponen mil excusas para irse a la cama, puede que nos esté diciendo que algo les pasa, ellos no nos los saben decir de otra manera.
Cuando un niño tiene preocupaciones y miedos tan intensos que le impiden llevar sus tareas cotidianas dentro de su rutina, sería fundamental llevar a cabo una evaluación y asesoramiento psicológico.

Miedos infantiles

La mayoría de los miedos infantiles son evolutivos, es decir desaparecen simplemente con el paso del tiempo. Pero hay en ocasiones que esos miedos no tienen un adecuado afrontamiento y se mantienen desencadenando distintas fobias como a los animales, a la oscuridad, separación, a la escuela etc.
Enseñar a un niño a detectar sus emociones, gestionarlas y expresarlas de una manera adecuada les ayudará a enfrentar sus miedos.

Celos infantiles

La llegada de un hermano provoca cambios en la dinámica familiar. El niño tiene que afrontar y adaptarse a esos nuevos cambios que no suele ser tarea fácil para ningún miembro de la familia, ya que despierta  en los niños una sensación de pérdida de las figuras de apego más importantes, los padres. En ocasiones esta situación nueva a afrontar desborda tanto al niño como a los padres, en estas ocasiones sería necesario un asesoramiento psicológico con el fin de potenciar los recursos de la familia para afrontar esta nueva situación.

El tratamiento para los problemas emocionales ayudan a los niños a:

  • Aprender a identificar y procesar la información que es  importante de una manera correcta.
  • Potenciar los recursos y las estrategias ya adquiridas de los niños para afrontar una situación nueva.
  • Adquirir una serie habilidades que les permite afrontar los problemas tanto del colegio como de casa que surgen día a día.
  • Identificar emociones tanto las propias como las de los demás y regularlas.
  •  Moderar los síntomas relacionados con sus problemas emocionales.
  • Mejorar su autoconcepto

 

Relacionados:

Regalos y niños

¿Cómo motivar a nuestros hijos a tener un buen comportamiento?

En muchas ocasiones no sabemos cómo ayudar a nuestros hijos a...

Semáforo emocional

El semáforo emocional

El semáforo emocional es una herramienta para niños entre 4-10 años, en esta etapa los niños ya identifican las emociones básicas, pero tienen dificultad para regularlas, es...

El laberinto del alma

¡Concurso "El Laberinto del Alma" de Anna Llenas!

Nos ha gustado tanto el libro que hemos decidido sortear un ejemplar entre nuestros...